Como conseguir el éxito

Como conseguir el éxito:

Solo si lo intentas, sabrás si puedes conseguirlo.

Reflexión personal:

1. Tienes que correr en una carrera, si quieres tener oportunidad de ganarla o subir una montaña para poder llegar a la cima.

2. Tienes que tener actitud de ganador: pensando que si se puede.

3. Tienes que esforzarte en trabajar y caminar hacia ese sueño.

4. Si te apasiona lo que haces, tienes mucho terreno ganado, porque harás lo imposible por conseguirlo.

5.Visualiza el éxito y lo tendrás más fácil.

6.No pierdas el ánimo con los pequeños fracasos y recuerda: son oportunidades de aprendizaje.

7. Disfruta del camino hacia tu sueño porque ese camino es la vida.

8. No permitas que te digan que no puedes conseguirlo esos mismos que no lo consiguieron, porque nunca se atrevieron, ni a intentarlo.

9.Saca tu mejor versión en todo lo que hagas.

10.Trabaja desde el amor a tu sueño y no pierdas la esperanza.

Os recuerdo mi post donde hablaba de cómo aportar valor al mundo , para que lo recordéis.

Muchas gracias por seguirme, en este proyecto tan apasionante para mi🌸

Muchas Gracias por vuestros comentarios. ☀️

Muchas gracias por vuestros me gusta.  ⭐️

Muchas gracias por estar ahí😘

¡Feliz día!! Un abrazo 

Cuentos para reflexionar: Personas tóxicas

Como los cuentos son la forma más eficaz y fácil de transmitir valores e información. He escrito un cuento sobre el efecto que producen las personas tóxicas. Espero que os guste:

La princesa envidiosa

Había una joven y hermosa princesa en un lujoso palacio de un país muy lejano.

Era una niña que ya iba creciendo y se estaba convirtiendo en una mujer.

Su padre, el rey, era mayor y necesitaba que su única hija ocupara su puesto.

Para ello, como una jovencita responsable, quiso hacer un curso de protocolo para princesas, porque aunque era muy aplicada en sus estudios y hablaba cinco idiomas, sabía lo importante que era y lo que significaba ser una reina.

Era una joven humilde, que siempre había empatizado con las necesidades de los habitantes de su reino, que estaban muy contentos al pensar en ella como futura reina.

Acababa de amanecer y la princesa ya estaba lista para su clase de protocolo, estaba muy emocionada, conocería a las princesas de los reinos cercanos y aprendería todos los detalles sobre cómo debe comportarse una verdadera reina.

Llegó un chofer impecablemente vestido de blanco inmaculado, al frente de un majestuoso carruaje, que brillaba como el oro, tirado por cuatro caballos blancos con largas y sedosas crines que se movían traviesas por el viento.

Ella era una princesa acostumbrada a la vida en palacio, llena de abundancia, sin embargo miró con admiración el carruaje y subió encantada camino de un reino cercano donde impartían las clases.

Al llegar sus compañeras y profesores, le recibieron con sonrisas y reverencias.

Durante la clase, pudo aprender cómo actuar en cualquier evento real, como colocar los cubiertos, cuál es la posición más correcta del cuerpo tanto sentada como de pie…

Ella destacaba por su elegancia, en todos los talleres que hicieron para practicar lo aprendido y transmitía bondad e ilusión, aportando siempre su mejor versión.

Otra princesa de un reino muy cercano, desde el principio del curso, empezó a desacreditarla, en todo lo que hacía o decía.

Nuestra princesa se defendía con asertividad, pero se iba desmotivando según iba pasando la jornada. Al final del día, se sentía insegura y toda la fuerza, alegría e ilusión con las que se había levantado, habían desaparecido.

No entendía la actitud de su compañera, hacia ella, pero lo que estaba claro era que le hacía sentía mal.

La razón del comportamiento de esa joven era bien sencillo: nuestra princesa era una chica alta y esbelta, que se movía con elegancia natural y educación exquisitas. Adornando su bello rostro tenía unos preciosos ojos verdes, que transmitían bondad, y una brillante melena castaña caía por su espalda como una cascada.

Nada más verla, la otra princesa ardió en envidia e intento hacerle su experiencia imposible, al no poder dominar su rabia.

Al día siguiente fue peor, porque no le hablaron ninguna de sus compañeras, ya que la princesa envidiosa, se dedicó a sembrar el odio con falsos testimonios, en contra de ella.

Cuando solo llevaban un mes con el curso, la princesa del reino cercano tuvo que atender asuntos urgentes en su palacio, teniendo que abandonar las clases.

Esto generó que nuestra princesa se sintiera liberada y empezó a ilusionarse de nuevo.

Las compañeras empezaron a hablarle porque ya nadie inventaba malas acciones y nuestra princesa demostraba su bondad y generosidad a cada paso.

Finalmente, llegó el momento de la coronación y nuestra bella princesa invito a todas sus compañeras para que disfrutaran con ella un día tan importante.

La princesa envidiosa no fue, no porque no quisiera , sino porque por su egoísmo y mal trato hacia sus gentes, en su reino se generó una revuelta cuando los habitantes se enteraron de que ella iba a sustituir a su padre en el trono y tuvo que huir a un reino muy lejano donde vivía un primo de su padre para salvar su vida.

Me gustaría mucho que me expresarais vuestra opinión sincera porque está escrito desde corazón y quiero saber vuestra opinión.

Os recuerdo el post que escribí sobre las personas tóxicas aquí por si no lo habéis leído. Muchas gracias espero que os guste 😘

Muchas gracias por seguirme, en este proyecto tan apasionante para mi🌸

Muchas Gracias por vuestros comentarios ❤️ Muchas gracias por vuestros me gusta. ⭐️ Muchas gracias por estar ahí 🤗

¡Feliz día!! Un abrazo 😘

Cómo aprender a valorarnos

Es tan importante valorarse a uno mismo, como valorar a los demás para tener una vida serena, tranquila y feliz.

La verdadera generosidad se activa cuando disfrutas con los logros de los demás, los celebras y eres capaz de reconocer en los otros tus carencias, sin angustia, sin envidia, simplemente con el ojo del alumno que mira con admiración lo que le enseña su profesor y lo aplica y práctica hasta que consigue aprenderlo.

Para valorarnos a nosotros mismos entra en el juego el concepto de autoestima, que debemos trabajar y que es muy importante para nuestra salud emocional y física.

Os recuerdo aquí el post sobre autoestima para que lo podáis leer, si queréis.

La vida no es una competición con las personas que nos rodean, es una cooperación.

Cuando nos damos cuenta de esto y ponemos el foco en desarrollar nuestras capacidades y aprender para mejorar en lo que no somos tan buenos, el éxito está asegurado.

Podemos ver los éxitos de los demás, desde dos perspectivas con un efecto muy diferente:

1. Desde la admiración y el estudio para descubrir, que es lo que ha hecho para conseguirlo, para caminar en esa dirección nosotros también.

2. Desde la crítica y la envidia viendo solo los defectos y considerando que esa persona ha tenido suerte. “Y al saber le llaman suerte “ como dice la sabiduría popular.

Como dijo Alejandro Magno: -Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos.

Y Abraham Lincoln: Una casa dividida en contra de sí misma no puede sostenerse.

Y es muy gráfico este proverbio Etíope sobre la importancia de la cooperación:Cuando las arañas se unen, pueden amarrar incluso a un león.

Y como dijo: Martin Luther King: -La unidad nunca ha significado uniformidad.

No se trata de ser tod@s iguales, ni pensar en todo lo mismo, pero si caminar y construir en la misma dirección.

Comenzar uniéndose es un comienzo. Mantenerse juntos es un progreso. Trabajar en equipo es el éxito. –Henry Ford

-Desafortunadamente la naturaleza parece inconsciente de nuestra necesidad intelectual de conveniencia y unidad, y muy frecuentemente se deleita con la complicación y la diversidad. –Santiago Ramón y Cajal.

Esta unidad y sentimiento de cooperación lo tenemos que empezar a desarrollar en nuestra propia vida:

Lo primero con nosotros mismos:

Cuando no existe enemigo dentro, los enemigos externos no pueden lastimarte. –Winston S. Churchill.

Y aquí vuelvo a mencionar la importancia de la autoestima y de que nosotros mismos tenemos que trabajar a nuestro favor y no en nuestra contra.

Y lo Segundo en nuestra propia casa, con nuestras familia, porque es una pequeña sociedad donde tenemos que desarrollar la empatía, la asertividad, la amabilidad, la generosidad y esos mismos valores son los que sacaremos fuera de nuestro hogar para relacionarnos con todas las demás personas.

Espero que os haya gustado mi reflexión, os doy las GRACIAS por leerla, por seguirme GRACIAS, por vuestros comentarios y por vuestros me gusta MUCHAS, MUCHAS GRACIAS.

Feliz miércoles, un abrazo ❤️🌸