¿Ángel o Demonio?

¿Te consideras un ángel o un demonio?

Muchas veces nos quejamos de cómo nos tratan los demás…pero ¿alguna vez nos planteamos como les tratamos nosotr@s?

Como decía el gran filósofo Jose Ortega y Gasset :

yo soy yo y mis circunstancias

A veces coincidimos con personas que, por estar viviendo desafíos complicados en su vida, tienen una manera de hablar triste o seca pero esconden un gran corazón y demandan grandes dosis de comprensión y paciencia.

¿Qué ocurre muchas veces?:

Pensamos…

…¡Yo no tengo ganas de aguantar manías de nadie! ¡Que ya tengo bastante con las mías!!

Y perdemos oportunidades de ayudar a personas que nos necesitan y que por no pararnos a conocerlas, dejamos de descubrir su grandeza, que seguramente en esos momentos ni ellas mismas saben que la tienen…

No se trata de dejar que nadie nos trate mal, porque está claro que hay personas que no permiten que nadie les ayude y es porque les queda un largo trabajo para conseguir quererse y valorarse a ellas mismas y ese debería ser su primer objetivo.

Sobre esta batalla interna entre el bien y el mal habla una leyenda de los indios Navajos que escuche narrar magistralmente al Dr. Mario Alonso Puig y os comparto a continuación:

“Dentro de mí está teniendo lugar una gran batalla: por un lado está el águila majestuosa. Todas las acciones del águila están llenas de verdad, de bondad y de belleza. El águila que habita dentro de mí vuela por encima de las nubes. Y aunque a veces baja a los valles, siempre deposita sus huevos en la cumbre de las altas montañas.

Pero dentro de mí también vive un terrible lobo. Él representa lo peor que hay en mí, se sustenta sobre mis propias caídas y justifica su presencia diciendo que él es también parte de mí.

¿Quién ganará esta gran batalla?

Aquel a quien yo cada día alimente”.

Esta leyenda nos permite reflexionar sobre nosotr@s mism@s y conocer una verdad importante: en tod@s nosotr@s hay una parte buena y una parte mala y lo que más abunda en nosotr@s es la faceta que más trabajamos y hacia donde nos enfocamos, lo que elegimos ser desde nuestra esencia de personas libres.

No es fácil admitir los errores, no es fácil ser autocrític@s, tampoco reflexionar mirando hacia adentro sobre cuáles son nuestros talentos y cuáles son nuestras áreas de mejora.

Que importante es analizar si podemos ser tóxicos para los demás y/o para nosotr@s mism@s.

Todas estas reflexiones nos llevarán a un destino interesante:

1. Tod@s podemos mejorar si somos conscientes de nuestros fallos.

2. Tod@s podemos desarrollar nuestros talentos para ayudar a los demás.

3. Nuestra felicidad no está reñida con el hecho de los que los demás también sean felicidades.

4. Todo puede conseguirse si te esfuerzas en conseguirlo, no vale: -yo soy así, porque todos podemos mejorar.

Y si eres así de malo, nocivo y tóxico para ti y para los demás:

¡CAMBIA, VENGA, CAMBIA!!!!

SOLO TÚ PUEDES CONSEGUIRLO!!!

¿Qué es un ángel?

Una de las definiciones según la RAE:

Persona en quien se suponen las cualidades propias de los espíritus angélicos, es decir, bondad, belleza e inocencia.

¿Qué es un demonio?

Una de las definiciones según la RAE:

Dar muestras de gran ingenio y agudeza para lo malo, o de gran travesura.

La cuestión es que como en esta leyenda todos llevamos dentro el bien y el mal, tenemos pensamientos positivos y negativos y hacemos cosas buenas y también nos equivocamos, como seres humanos imperfectos que somos.

Lo importante es elegir parecerse más al ángel para vivir una vida feliz, haciendo también felices a los que nos rodean y sobretodo no perjudicándoles con nuestros actos.

¿Qué os parece?

A mi modo de verlo:

Un ángel es aquella persona generosa y bondadosa que piensa en sí misma, se quiere y se valora y de la misma forma considera a los demás y siempre los trata como le gustaría ser tratada.

Que ayuda a los demás siempre que se le presenta la ocasión y no espera recompensa.

Que ayuda a triunfar a los demás sin intentar adjudicarse todo el mérito.

Que se alegra de corazón de tus logros y se entristece con tus malos momentos.

Y un Demonio: es aquella persona egoísta que solo te hace un favor si consigue algo a cambio y para quien “el fin justifica los medios” como decía Maquiavelo.

Le encanta criticar y no duda en levantar falsos testimonios sobre alguien si eso le ayuda a conseguir sus objetivos.

Se alegra de tus desgracias y envidia y maldice tus alegrías.

Le encanta sembrar discordia entre los que le rodean.

Y maldice sus desgracias pensando: porque me pasa esto a mi si soy tan buen@ y no le pasa a otro.

Se cree más que los demás porque en el fondo tiene un gran complejo de inferioridad.

¿Qué pensáis vosotr@s sobre esto?

¿Es mejor ser un ángel o un demonio para ser feliz?

¿Os ha gustado el post?👀

Espero vuestros comentarios que me encantan 😍 me alegra mucho que compartáis vuestro punto de vista 👀

Y os deseo un fin de semana fenomenal ❤️

No hay felicidad sin el otro

¡Hola a tod@s!!!

Lo primero, quiero daros las gracias por leer lo que escribo, seguirme y valorar el esfuerzo y el cariño con el que os preparo todos mis post, siempre con la intención de que os ayuden, os alegren, os hagan reflexionar y mejorar pequeños detalles que son clave para que consigamos cumplir muchos objetivos y mejorar nuestra salud.

Os lanzo el Domingo, que siempre se tiene mas tiempo y mas ganas de leer.. mi post semanal que espero que os anime para afrontar la semana con mas ilusión.

¡Vamos con el último reto!!!“No hay felicidad sin el otro”  de los 7 secretos para ser feliz y tener éxito en la vida de la mano del Dr. Puig, número uno en Salud Emocional en España, desde el programa del hormiguero.

La verdad es que el Dr. Puig, es fuente de inspiración y seguro que lo menciono en otras ocasiones, porque es como un libro abierto interminable que te relaja la mente cuando le escuchas o lo lees.

Pues bien, el Dr. Puig en este caso nos dice que no hay felicidad sin el otro como os indico en el título.

Cuando a ti te importan verdaderamente las otras personas, empiezas a cambiar biologicamente.

Cuando tienes un gesto de amabilidad, verdadero, con otro ser humano empiezan a elevarse los niveles de una hormona llamada oxitocina.

La oxitocina: lo primero que hace es bajar los niveles de ansiedad, cualquier tipo de tensión. También es uno de los mejores protectores del corazón, hace que trabaje de forma correcta, no en exceso, porque muchas veces la tensión del día a día, aunque no nos demos cuenta, hace que ese corazón esté trabajando mas de lo debido. Además baja los niveles de colesterol, cuando tu haces algo por otra persona porque quieres, sencillamente, ayudarla en algo, sin pensar en recompensas por ello.

Deberes para esta semana

  1. Por la mañana cuando te levantes, planteate que una de tus prioridades sea aliviar un poco la carga de una persona, a lo mejor regalarle una sonrisa, ver en que la puedes ayudar, tener un gesto autentico de amabilidad, reconocer algo valioso que esta haciendo.

Un dato curioso, cuando se han realizado estudios sobre la elevación de la oxitocina, no solo se ha visto que se eleva en la persona que vive ese gesto de afecto y en la persona que lo hace, si no también en la persona que observa.

Esto ocurre porque el que observa se ve inspirado por esa grandeza, que en el fondo no es otra cosa que hacer algo por otra persona, es decir, que para ti otras personas también puedan ser importantes.

Es mucho mas fácil salvar obstáculos con ayuda, que estando solo, no creéis?

Espero que os haya gustado el post, podéis ver el vídeo del hormiguero donde el Dr. Mario Alonso Puig explica magistralmente, todo lo que os he comentado aquí porque no tiene desperdicio.

¡Os deseo una feliz semana!!!