Cómo aprender a valorarnos

Es tan importante valorarse a uno mismo, como valorar a los demás para tener una vida serena, tranquila y feliz.

La verdadera generosidad se activa cuando disfrutas con los logros de los demás, los celebras y eres capaz de reconocer en los otros tus carencias, sin angustia, sin envidia, simplemente con el ojo del alumno que mira con admiración lo que le enseña su profesor y lo aplica y práctica hasta que consigue aprenderlo.

Para valorarnos a nosotros mismos entra en el juego el concepto de autoestima, que debemos trabajar y que es muy importante para nuestra salud emocional y física.

Os recuerdo aquí el post sobre autoestima para que lo podáis leer, si queréis.

La vida no es una competición con las personas que nos rodean, es una cooperación.

Cuando nos damos cuenta de esto y ponemos el foco en desarrollar nuestras capacidades y aprender para mejorar en lo que no somos tan buenos, el éxito está asegurado.

Podemos ver los éxitos de los demás, desde dos perspectivas con un efecto muy diferente:

1. Desde la admiración y el estudio para descubrir, que es lo que ha hecho para conseguirlo, para caminar en esa dirección nosotros también.

2. Desde la crítica y la envidia viendo solo los defectos y considerando que esa persona ha tenido suerte. “Y al saber le llaman suerte “ como dice la sabiduría popular.

Como dijo Alejandro Magno: -Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos.

Y Abraham Lincoln: Una casa dividida en contra de sí misma no puede sostenerse.

Y es muy gráfico este proverbio Etíope sobre la importancia de la cooperación:Cuando las arañas se unen, pueden amarrar incluso a un león.

Y como dijo: Martin Luther King: -La unidad nunca ha significado uniformidad.

No se trata de ser tod@s iguales, ni pensar en todo lo mismo, pero si caminar y construir en la misma dirección.

Comenzar uniéndose es un comienzo. Mantenerse juntos es un progreso. Trabajar en equipo es el éxito. –Henry Ford

-Desafortunadamente la naturaleza parece inconsciente de nuestra necesidad intelectual de conveniencia y unidad, y muy frecuentemente se deleita con la complicación y la diversidad. –Santiago Ramón y Cajal.

Esta unidad y sentimiento de cooperación lo tenemos que empezar a desarrollar en nuestra propia vida:

Lo primero con nosotros mismos:

Cuando no existe enemigo dentro, los enemigos externos no pueden lastimarte. –Winston S. Churchill.

Y aquí vuelvo a mencionar la importancia de la autoestima y de que nosotros mismos tenemos que trabajar a nuestro favor y no en nuestra contra.

Y lo Segundo en nuestra propia casa, con nuestras familia, porque es una pequeña sociedad donde tenemos que desarrollar la empatía, la asertividad, la amabilidad, la generosidad y esos mismos valores son los que sacaremos fuera de nuestro hogar para relacionarnos con todas las demás personas.

Espero que os haya gustado mi reflexión, os doy las GRACIAS por leerla, por seguirme GRACIAS, por vuestros comentarios y por vuestros me gusta MUCHAS, MUCHAS GRACIAS.

Feliz miércoles, un abrazo ❤️🌸