Acerca de

Soy ante todo madre y a parte de esa vocación, tengo otra, la de escribir.

Siempre se me ha dado especialmente bien, animar a la gente porque me considero muy sensible y cariñosa y no me cuesta decir cosas bonitas, cuando me salen de dentro.

Empatizo mucho con lo que me cuentan y me gusta aplicar lo que dicen algunos maestros: cuando una persona se acerca a ti, que se vaya un poco mejor que antes de haberte visto.

Sonrío con facilidad y me gusta comunicar, expresar y que me cuenten, porque considero que al conocer a las personas, siempre descubres gente maravillosa, cosas sorprendentes e historias de vida muy interesantes.

La vocación de escribir la he tenido desde que tengo uso de razón y a fuerza de escuchar, investigar y leer muchos libros de autoayuda, que a mí me han ayudado mucho y salvado repetidas veces de convertir un estado de tristeza, en una depresión, he aprendido cosas muy interesantes, que me gusta compartir para ayudar a todas aquellas personas que lo necesiten.

Todo lo que te ocurre bueno o regular marca tu forma de ser y como te enfrentas a la vida y el hecho de que desde los 20 años sufra unas migrañas espantosas, ha generado en mí un espíritu de superación y fortaleza mental, que me ayudan a levantarme una y otra vez después de haber caído.

Me ha generado ser una persona paciente, tranquila y a gestionar, casi siempre, las emociones correctamente, gracias a lo que vamos comentando: por medio del taichi, el mindfulness y saber que cuando me salgo del buen camino y me enfado por las cosas cotidianas, como todo el mundo, afloran las migrañas y me paralizan la vida, por eso es algo que debemos evitar, pero que como sabéis, a veces es complicado…

Soy diplomada en relaciones laborales y en el tercer año de carrera, empecé a trabajar como azafata en el Auditorio de Zaragoza, donde viví experiencias muy interesantes y lo recuerdo con mucha alegría y estuve allí mientras terminaba un máster de gestión contable, laboral y fiscal.

Al finalizar mis estudios tuve la oportunidad de entrar a trabajar en una agencia de marketing on line, que en sus inicios era publicidad escrita y allí he estado los últimos 17 años, he vivido experiencias increíbles, viajes, premios, reconocimientos, y lo más importante conocer a personas maravillosas. Fue una experiencia muy enriquecedora que me permitió adaptarme a todos los cambios digitales y humanos que he vivido estos años y que finalizó hace varios meses por la dificultad de conciliar la vida laboral y familiar que existe actualmente.

La cuestión es que esto ha sido una experiencia de aprendizaje, que una vez pasado el duelo, de sentirte como un número, después de casi 20 años, me hizo despertar, en el hecho de no ponerme límites en mis sueños e iniciar este proyecto tan ilusionante, de mi blog, en el camino de mi vocación de escribir.

Con este blog quiero conseguir dejaros un poso positivo y sorprenderos con pinceladas útiles, para facilitarnos la vida, porque en conclusión, todo esto nos lleva a ser más felices.