La Esperanza es lo último que se pierde

Tratando de explicar el porqué de los males del mundo surgió la mitología que es el conjunto de mitos o historias de una cultura, un pueblo, una religión, etc. Dando lugar a: la mitología griega; la mitología escandinava; la mitología romana.

Surgió el mito de la esperanza para explicar porque es buena y es lo último que se pierde.

Hace millones de años, en la tierra solo vivían seres inmortales.

Y paralelamente, en el Olimpo vivían los Dioses, también inmortales, pero con un valor añadido, que no tenían los hombres: la sabiduría.

Hubo un titán, hijo de dioses que bajo a la tierra, para supervisar lo que allí acontecía, que se llamaba Prometeo y que permitió a su hermano, Epimeteo, que repartiera virtudes a los seres vivos de la tierra, porque veía injusto que no las tuvieran.

Empezó con los animales, a los que les dio alas para volar, aletas para nadar, fuerza y a los débiles agilidad.

Se dio cuenta que había repartido todas las potencias y se había olvidado de los hombres. Por ello, les quiso resarcir proporcionándoles dos poderes importantes: la sabiduría y el fuego, para poder crear cosas.

Al enterarse Zeus, que era el Dios rey del Olimpo, se enfadó muchísimo y lo primero que se planteó, antes de castigarle, es quitar poder a los hombres porque sino eran iguales a ellos.

Para ello, Zeus pensó en hacer un regalo maliciosamente, al hermano de Prometeo aprovechando su ingenuidad…

El presente fue una mujer preciosa, llamada Pandora, de la que sabía que caería rendido a sus pies, y así fue.

Quería vengarse, y lo conseguiría haciendo que la mujer fuera

falsa, mentirosa y muy curiosa.

Para cumplir su objetivo, le regaló una caja (que poseía todos los males del mundo) y le dijo que no la abriera nunca (sabiendo que su natural curiosidad no se lo permitiría) y la envío a la tierra.

No pasó mucho tiempo hasta que Pandora abrió la caja y de allí salieron:

La envidia, el odio, la avaricia, la pobreza. Y para acabar con esa condición casi divina de los hombres: El dolor, el cansancio, las enfermedades, el envejecimiento y la muerte.

Pandora intentó cerrar la caja pero ya todos los males había salido, todos menos la esperanza, a la que no le había dado tiempo a salir…

¿Y por qué estaba la Esperanza con todos los demás males? Porque cuando se tiene todo, esperar tener más y no valorarlo, se convierte en avaricia e ingratitud.

Pero gracias a que la esperanza no pudo salir pudo ayudar a los hombres a soportar todos los males, les animó a luchar contra ellos y a vencerlos.

Por eso la esperanza es lo último que se pierde.

Espero que os haya gustado esta historia, que seguro que conocéis pero me ha parecido interesante refrescarla, con la intención de animaros a tener una feliz semana, llena de esperanza de cumplir todos vuestros objetivos.

Un abrazo 😘

Nacemos felices, ¿por qué dejamos de serlo?

Si tenéis la oportunidad de observar a un niñ@ pequeñ@ de cerca, sea vuestro hij@, sobrin@ o de unos amigos, veréis que un bebé es feliz por naturaleza.

Siempre que tenga las necesidades básicas cubiertas, sonríe constantemente, que es algo que los adultos, sabemos que es bueno para la salud y hay personas que no se ríen ni aunque les paguen por ello y supongo que sus razones tendrán…

Las clases de risoterapia se crearon por la importancia sanadora que tiene la risa, que lo que hace es influir, en los estados emocionales: alegría, felicidad que predisponen a la curación del cuerpo.

Ya en la Edad Media buscaban reír, a través de los bufones, durante la comida para favorecer la digestión.

En china pensaban que una simple sonrisa aseguraba la salud, la felicidad y la longevidad.

Y en la actualidad UNICEF utiliza la risa como arma de ayuda para los niños que han sufrido un desastre natural.

Pues bien, los bebés nacen sabiendo esto y conforme crecemos lo vamos desaprendiendo.

Por favor, no permitamos esto, vamos a volver a ilusionarnos, con un amanecer, con un arcoíris, cuando la luna esta llena e ilumina la noche, con la conversación con un amig@, con la alegría de un niñ@.

“Nada prende tan pronto de unas almas en otras como esta simpatía de la risa.

Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

¡Que paséis un día estupendo!😘