Cómo aportar valor al mundo

Quiero compartir con vosotr@s una reflexión personal sobre el valor del esfuerzo.

A mi me encanta hablar con los niñ@s, porque seguramente tienen para enseñarnos muchas más lecciones, que los adultos a ellos y me parece fascinante su creatividad, imaginación y forma de actuar.

El otro día, estaban unos vecinit@s en el patio de casa, haciendo pulseras y vendiéndolas con mucha ilusión, como si de unos comerciantes adultos se tratara. Les pregunté cuánto costaban y hubo una niña que me presentó con todo lujo de detalles, sobre materias primas y precios, los collares y pulseras que habían elaborado.

Ver aquel entusiasmo, digno de una comercial experimentada, me generó mucho impacto. Punto número uno: que importante es ilusionarse por lo que uno hace y aportarle valor a tu trabajo.

Cuantas veces somos nosotros mismos los que desprestigiamos nuestro trabajo, nos hacemos autosabotaje y convencemos a los que nos escuchan de nuestra mediocridad.

Faltaría más, si tú mismo infravaloras tu esfuerzo, los demás asentirán con la cabeza.

Por otro lado mi reflexión en este tema va encaminada hacia mi reacción en la exposición de esta niña.

Yo buscaba, colaborar para premiar el entusiasmo de est@s niñ@s, pero ¿por qué no adquirir algo bonito?

Cuando me relató el catálogo de productos, me gustó un collar concreto que era el más caro y la cuestión es: que importante es hacer cosas con valor.

Según la RAE la palabra valor define «el grado de utilidad o aptitud de las cosas para satisfacer necesidades y proporcionar bienestar o deleite», 

Por tanto, ¿por qué cosas que me ofrecía por unos céntimos, no me llamaron la atención y el collar más caro sí? Claramente porque yo no quería quedar bien y ya está, sino ya de paso adquirir algo que me gustase, algo que me aportese valor.

Punto número dos: que tu esfuerzo se traduzca en aportar valor a los demás.

Este principio se aplica a todas tus actividades: cuidado de tus hijos, cocinar, en tu trabajo fuera de casa o dentro con todas sus actividades concretas.

Y un factor importante para conseguir el éxito es hacerlo con optimismo, os recuerdo aquí el post que escribí sobre ello por si queréis recordarlo.

Como conclusión sobre cómo aportar valor debemos recordar esta frase:

“Lo que más te hace falta en el mundo es lo que tú has venido a darle” (Alejandro Jodorowsky) 

El mundo te necesita y te tienes que enfrentar a él, en todo lo que hagas, con ilusión, alegría, entusiasmo, empatía, amor, para que todo lo que produzcas genere un valor importante para ti y para los que te rodean.

Muchas gracias por leer mis post, por seguirme para ver todo lo que escribo y por tus comentarios y me gusta ⭐️ gracias, gracias.

Feliz Martes y feliz semana❤️

La emocionante vida de Thomas Alba Edison

Nos puede sonar el nombre de Thomas Alba Edison como el gran inventor que fue, pero quizá tod@s no conozcáis la fascinante historia de su vida.

¿Sabíais que llegó a patentar 1.093 inventos?

Increíble ¿verdad?, imaginad en la actualidad el impacto que tendría un inventor de este calibre…

He leído sobre ello y he escuchado su historia, varías veces, de mano de grandes maestros como: Mario Alonso Puig, Médico cirujano, especialista del aparato digestivo y experto en motivación y comunicación, Maytte Sepúlveda, humanista y comunicadora, y Pilar Jericó, escritora y divulgadora… y tengo muchas ganas de contárosla porque merece la pena conocer esta lección de superación constante, para motivarnos a tod@s.

Thomas Alba Edison:

Nació en Ohio en 1847.

Por razones políticas, tuvo que salir de su tierra y se trasladó con su familia a la fría tierra de Michigan, a sus siete años de edad.

Era el pequeño de siete hermanos, aunque tres de ellos murieron.

A sus ocho años le matricularon en el colegio público de la ciudad, donde vivían y después de solo doce semanas el maestro le dió una carta, dirigida a su madre, para que el pequeño Thomas se la entregara.

Ella al leerla, entre llantos, le dijo a su hijo, para tranquilizarle, viendo su cara de incertidumbre y preocupación, que no se preocupara que la carta decía que era un niño tan especial y tan inteligente, que no podían enseñarle nada más, en el colegio y que ella sería a partir de entonces su maestra.

A los once años, Thomas, leía vorazmente todo tipo de libros, con la pasión de quién quiere aprenderlo todo y a los doce ya inició sus primeros proyectos que fueron construyendo las bases de su trayectoria como inventor.

Empezó en ese momento, con doce años, a vender diarios en el tren matutino que hacía parada de seis horas, las cuales aprovechaba para leer, en el salón de lectura, todos los libros que encontraba, entusiasmándose mas por los de ciencia, poniendo en práctica alguno de los experimentos que había leído. En ese tiempo utilizaba un vagón vacío como laboratorio.

A sus quince años consiguió su primer trabajo como telegrafista, fruto del agradecimiento del padre, de un niño al que salvo de las vías del tren, que era telegrafista. Este hombre le enseño código morse y telegrafía.

Realizó numerosos experimentos que finalmente le llevaron a su primer invento real aunque no patentó, la versión inicial, “el repetidor automático”, que transmite señales de telégrafo entre estaciones sin personal, lo que permite que se pueda traducir de forma fácil y precisa el código cuando convenga.

Thomas tramitó su primera patente a sus veintiún años. Se trataba de un instrumento sencillo para el recuento mecánico de votos. Tenía dos botones, uno para el voto a favor y otro para el voto en contra. Se encontró algo que no esperaba, no fue bien recibido por el comité del congreso de washington,  ya que favorecía el fraude en las votaciones y es lo que querían evitar.

A los 24 años, su madre murió y al guardar sus cosas junto con sus hermanos, encontró aquella carta que le dieron en el colegio a los siete años y con nostalgia por la pérdida de su madre, la leyó.

Esa carta era muy diferente a como su madre se la había descrito y entre llantos, Thomas, se dió cuenta de la realidad.

En esa carta ponía que Thomas, era un niño enfermo mental, incapaz de aprender nada y que el colegio no se podía hacer cargo de su enseñanza y no le permitían volver.

Eso demuestra la grandeza de una madre, en este caso o de un padre en otros.

El colegio dio un diagnóstico pero su madre no lo admitió como veredicto y lucho por enseñarle, sacarlo adelante junto a sus hermanos y consiguió aflorar su creatividad, sus ganas de descubrir y todo el potencial que tenía dentro y que desde luego, en el colegio no supieron ver.

Gracias a ello se convirtió en una pieza fundamental para la humanidad porque muchos de sus inventos han sido clave para vivir la vida como la conocemos.

Sus cinco inventos más destacados fueron:

1. La lámpara incandescente

2. Quinetoscopio

3. Cámara de cine

4. Vehículo eléctrico

5. Fonógrafo

La vida de Thomas Alba Edison es una verdadera historia de superación, en la que su madre fue la pieza clave en el desarrollo de este genio, al no permitir que ojos equivocados desahuciaran a su hijo, en vez de motivarle para conseguir hacer brotar todo su potencial.

Thomas hizo honor a sus palabras con su ejemplo, cuando decía:

“la gente que dice que algo no se puede hacer no debería interferir en el camino de aquellos que lo están haciendo”

Espero que os haya gustado esta historia, como a mi, me encantará leer vuestros comentarios y os deseo que paséis un estupendo domingo. Feliz semana!! Un abrazo 🌸

La gratitud, sana mente y cuerpo

Si no lo somos podemos aprender a ser agradecidos, si queremos vivir felices, estar serenos y en paz.

Eres feliz cuando sabes valorar la grandeza que te ofrece cada nuevo día, un nuevo amanecer, en el que tú estás vivo y estás sano, también tus seres queridos y tienes 24 horas para hacer cosas maravillosas. Casi todo depende de tu actitud ante la vida y ante todo lo que te va sucediendo.

La ilusión es el motor, que nos va a permitir luchar por nuestros sueños y si el motor lo tenemos parado, hay que echarle combustible: amor, sonrisas, diálogo, risas, empatía, aire libre, ejercicio…

Poner el foco en lo positivo, no es taparse los oídos a lo que ocurre en el mundo, pero, ¿por qué nos centramos en las malas noticias que nosotros no podemos solucionar, y nos amargamos la vida?

Como vemos el mundo, como le he oído decir alguna vez a mi adorado Dr. Mario Alonso Puig:

Albert Einstein, que no sólo destacó como físico sino también como metafísico, dijo: “La pregunta más importante a la que todos tenemos que responder es, ¿Vivimos en un universo hostil o en un universo amigable?

Es importante aquí nuestra actitud en la vida, de que manera nos enfrentamos al mundo, porque si lo vemos hostil, lo haremos insegur@s y asustad@s y los resultados serán muy diferentes a si lo vemos amigable y cada día ofrecemos nuestra mejor versión.

La vida nos regala, conocer a personas encantadoras, creativas, interesantes, fascinantes, gracias a las redes sociales, hasta de lugares muy lejanos geográficamente, que hace unos años hubiera sido imposible.

Yo creo que cuando una persona se cruza en tu camino es porque te va aportar algo positivo o te va a ayudar a aprender algo que necesitas y esto es para agradecerlo.

Damos por hecho cosas tan grandes como: tener una familia preciosa y nos centramos en los problemas, fruto de la convivencia

y no ponemos el foco en la suerte que tenemos por estar juntos, en una sonrisa, en un abrazo de tus hijos, en una caricia, en una frase cariñosa…

Agradece los sueños que vas cumpliendo porque es la actitud que te provocará la frecuencia para conseguir los sueños actuales.

Si miramos hacia atrás en el tiempo, hay muchos sueños, objetivos, metas, que hemos logrado y no le damos importancia porque sufrimos por los que queremos alcanzar.

Disfruta de tus logros con alegría y lucha con ilusión, tus nuevos sueños porque la verdadera felicidad se produce en el camino hasta conseguirlos.

Por mi parte, os quiero agradecer a tod@s los que me seguís y leéis lo que escribo y espero que os guste y notéis que escribo desde el corazón.

Os deseo que disfrutéis lo que queda de Domingo y empecéis la semana con energía positiva y cumpláis todos vuestros objetivos, un abrazo 🤗

Como pedir las cosas: por favor.

Os decía la semana pasada que hay tres palabras que brillan como el sol y que abren todas las puertas: saber pedir perdón, saber decir por favor y dar las gracias.

Voy a continuar esta semana con el punto de saber pedir las cosas por favor

Cuando pedimos algo a alguien, sobretodo desconocido vemos normal, pedirlo por favor para mostrarnos educados.

¿Por qué cuando estamos en familia perdemos esta bonita costumbre?

Si queremos parecer educados no es suficiente porque debemos serlo y no sólo parecerlo y si lo hacemos así indudablemente lo seremos con cualquier persona con la que nos relacionamos.

Nuestra pareja, nuestros hijos, padres y demás familia se merecen en primer lugar que nuestra educación brille, porque por ejemplo son nuestros hijos los que van a aprender lo que ven más que todas las explicaciones que podamos darles.

Es importante pensar lo que dices y decir lo que piensas desde el punto de vista de: que lo que dices con la boca, sea lo mismo que piensas y sientes en tu corazón, que haya congruencia.

En este caso si pides por favor pero con cara de exigencia, es como si el educado

” por favor” anulara su sentido y el déspota exigente impusiera su orden que tú como súbdito debes cumplir sin rechistar.

Hay que partir de la base de que cuando pides algo puede ser que si o que no sea concedido tu deseo y que tienes muchas más posibilidades si lo pides de forma educada, asertiva, empática y amable.

Aquí es muy importante también el lenguaje no verbal, se nota la falsedad en las intenciones cuando tu cara seria y tus gestos van en dirección contraria a tus palabras y dejan transparentes a tus intenciones.

Si nos acostumbramos a pedir las cosas por favor, en cualquier sitio donde estemos, con amabilidad y de forma trasparente y serena, conseguiremos sembrar la semilla en la que germinarán los valores perdidos y que en la actualidad tanta falta hacen que se recuperen.

Os deseo una feliz semana y fuerza para combatir el calorcito veraniego ☀️ y siempre que podáis a disfrutarlo⛱

La importancia del perdón para vivir en sociedad

Hay tres palabras que brillan como el sol y que abren todas las puertas: saber pedir perdón, saber decir por favor y dar las gracias.

Vamos a empezar esta semana con el perdón que engloba dos partes: saber pedir perdón y saber perdonar.

Saber pedir perdón no es fácil, es un acto de generosidad donde el orgullo herido pasa a un segundo plano y reinan las ganas de armonía, diálogo y comunicación con el otro.

Frases sobre el perdón:

“Inscribe los agravios en el polvo, las palabras de bien inscríbelas en el mármol”

Benjamin Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.

“El débil no puede perdonar. El perdón es un atributo de los fuertes”

Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.

“Yo soy yo y mis circunstancias”:

José Ortega y Gasset, filósofo y ensayista español, (18831955)

Antes de criticar a alguien que no tiene su mejor cara pensad en esta frase.

Está claro que nuestra personalidad se ve afectada por el entorno en el que vivimos, las personas con las que nos relacionamos y las experiencias que vamos teniendo en nuestro camino.

Ante una situación que nos ha dolido en el pasado, cercano o lejano, cuando nos relacionamos con los demás, lo más importante para empezar a perdonar, es observar mirándolo desde afuera, aceptando que ha ocurrido pero ya no nos afecta.

Esto es fácil de decir y más difícil de hacer.

Para poder gestionar esta aceptación de la realidad puede ayudar meditar sobre ello.

Que no asuste ni parezca raro tener que meditar en este punto porque simplemente es: pararse, cerrar los ojos, respirar profundo, concentrarse en el desafío y verlo desde otra perspectiva, como si se tratase de la circunstancia de otra persona y observado desde afuera.

De esta forma, es más fácil aceptar la situación y superarla para que no nos afecte y no nos limite en nuestra vida.

El odio y el rencor, perjudican al que lo sufre y no afectan al que los ha originado. Por lo tanto, pensando en nuestra salud física y mental, vamos a liberarnos del resentimiento que nos toxifica, a través del perdón.

Si en el pasado alguien nos ha dicho o nos ha hecho algo que nos ha ofendido realmente, esto nos genera una energía muy negativa.

Lo podemos comprobar en el momento en el que lo pensamos, ¿cómo nos sentimos? Pues comprobadlo..fatal, como si estuviéramos viviendo la ofensa en el momento presente.

Es algo que tenemos que superar y liberar para que nuestra energía fluya correctamente y de forma positiva.

Hay cosas que son difíciles de perdonar, seamos realistas y sobretodo cuando la persona que nos ha ofendido, ni se arrepiente, ni nos pide perdón, ni tan siquiera siente un poco nuestro mal estar. En estos casos nos lo tenemos que tomar como un aprendizaje de vida y nos tenemos que perdonar a nosotros mismos para liberar el resentimiento y volver a encontrar nuestra paz y armonía.

Tenemos que saber que el rencor, la ira, la angustia y el resentimiento nos pueden generar dolores físicos y para mejorar nuestro cuerpo y nuestra mente solo el perdón nos da la clave para retomar nuestra vida con paz, armonía y serenidad.

Por supuesto nosotr@s tenemos que pedir perdón y saber perdonar en todas las ocasiones que se nos presenten.

Os deseo una feliz semana llena de éxitos cumplidos y corazón sereno!!

Muchas gracias por leer mis post que espero que os gusten porque con esa intención e ilusión los escribo 😘

La asertividad, herramienta indispensable para relacionarte.

Desde que nacemos necesitamos del otro. Somos un ser social, como ya dijo Aristóteles, en el año 384-322, a. de CEl hombre es un ser social por naturaleza” para constatar que nacemos con la característica social y la vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida, ya que necesitamos de los otros para sobrevivir.

Por tanto, si vamos a tener que convivir los unos con los otros, vamos a intentar hacerlo de la manera más adecuada para poder vivir en armonía, con nosotros mismos y con los demás.

La asertividad es la herramienta para ello.

Se basa en tener en cuenta la forma y el lugar. En saber decir lo que quieres de una forma adecuada y en el momento correcto.

Esta muy relacionada con la autoestima, ya que si tú te valoras sabrás decir que no a lo que no te interesa hacer y lo sabrás decir a tu interlocutor de una forma adecuada para no ofenderle.

Cuando posees una adecuada autoestima, sabes lo que quieres, lo que piensas y en caso de dudar en algo sabrás dar con el camino correcto.

Es importante que exista coherencia entre lo que piensas, lo que dices y lo que sientes en tu corazón para que tu energía fluya correctamente.

Por eso no es conveniente hacer constantemente cosas que no te convencen y con las que no estas de acuerdo, porque te sientes obligad@ por no saber decir lo que piensas realmente.

La asertividad, también está muy relacionada con los límites, es el arte de saber decir que no, sin crearte mala conciencia.

Significa saber lo que quieres y saber pedirlo de una forma serena y calmada, nunca desde la agresividad.

Alguien que grita, falta al respeto, es tóxico, pero nunca asertivo.

Y hay que tener en cuenta que la agresividad se representa de una forma verbal, pero también no verbal (con una mirada, un gesto…)

La asertividad como pasa con la sinceridad, siempre se ha de ejercer desde el respeto y la empatía, que es la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

Si planteamos un ejemplo donde poner en práctica la asertividad podría ser el siguiente:

Mariano y Pedro son dos amigos que han quedado para verse y tomar un café el Sábado a las 9.00.

Mariano espera desde las 9.00, pero Pedro aparece a las 9.30.

Durante esos 30 minutos Mariano se enfada porque él ha dejado cosas por hacer en su casa por no llegar tarde, porque considera que es una falta de respeto y una forma de no valorar el tiempo de los demás y considerar que el tuyo es más importante…

Esto indudablemente va según el carácter pero está claro que siempre hay tiempo para mejorar este defecto, si es que se tiene.

Justo entonces aparece Pedro, 30 minutos más tarde y sin decir nada además de Hola..

En este punto Mariano puede actuar de varias formas:

1. De forma agresiva: Mirando con mirada desafiante a su amigo y empezando a gritarle, con lo que va a conseguir sentirse mal en cualquier caso por el subidón de mal genio, tensión arterial y la posibilidad de perder a su amigo.

2. De forma pasiva: nadie dice nada y olvidan lo sucedido.

Este comportamiento denota falta de autoestima porque consientes sin rechistar, que tu amigo no valore tu tiempo en absoluto ya que ni siquiera se ha disculpado por llegar tarde.

Y a Mariano le genera energía negativa no gestionada, ni resuelta.

3. De forma pasiva fingida, dónde Mariano no dice nada pero se queda con el rencor y las ansias de venganza y la próxima vez que quede con Pedro ya se ha apuntado en su agenda mental llegar una hora tarde…

4. De forma asertiva: donde Mariano le dice a Pedro lo siguiente:

1. ¿Que ha pasado Pedro, que llegas tan tarde?

2. Me podías haber avisado porque he salido deprisa para no hacerte esperar y he dejado cosas pendientes en casa, que en media hora hubiera podido terminar.

3. Comprendo que cuesta madrugar un Sábado, porque a mi también me ha costado también, pero si no puedes quedar me lo dices y quedamos otro día.

Realmente los ingredientes son:

1. Preguntar la razón de su tardanza

2. Usar la empatía (ponerle y ponerse en situación del otro)

3. Justificar y entender sus circunstancias

4. Explicar el problema que te ocasiona si te hace perder 30 min de tu tiempo

5. Consecuencias positivas de cambiar su conducta.

6. Consecuencias negativas de seguir así.

En este ejemplo vuelve a lucir la autoestima de Mariano que no consiente que nadie le falte al respeto o no valore su tiempo, ya que es importante estar seguro de lo que piensas y de lo que dices para que nadie te pueda manipular y hacerte sentir, siendo tú el perjudicado como el que tiene la culpa.

En este punto podemos enlazar con la Asertividad en pareja o con los hijos.

Nunca hay que permitir la manipulación de pensamiento haciéndonos pensar que no valemos o somos l@s culpables porque para empezar en una discusión de dos, siempre existen tres verdades: tu verdad, mi verdad y la verdad.

En pareja: hay que usar la asertividad para no ser imprudente. Ya sabemos que: somos esclavos de nuestras palabras.

Es muy injusto y por otro lado muy común que tratemos con más delicadeza a cualquier persona fuera de casa y en nuestro hogar, dulce morada, la confianza “de asco”

No podemos perder la perspectiva de que el hombre y la mujer solemos enfocar nuestras preocupaciones de forma diferente.

La mujer ante algo que le preocupa tiene la necesidad de expresarlo, cuanto antes y el tiempo que haga falta, con su madre, mejor amiga o ambas.

Sin embargo el hombre, por regla general, se guarda sus preocupaciones e intenta resolverlas para no preocupar a nadie aunque a la larga preocupa más porque le afecta al carácter sin dar ninguna explicación. Tiende a hacerlo por su rol de protector que viene desde tiempos inmemoriales.

Hay que tener en cuenta aquí algo importante:

Al final vivir en pareja no es estar en guerra sino la búsqueda de un hogar donde reine: la armonía, la paz y el amor. Para ello hablarnos de forma asertiva genera que se solucionen con respeto los conflictos y que esto genere un aprendizaje para no caer continuamente en los mismos errores.

En cuanto a la relación con los hijos: es muy importante tratarlos con asertividad, practicando el refuerzo positivo frecuentemente, consolidando una sana autoestima que les permita defenderse, al igual que los adultos de personas que quieran ofenderles y/o manipularles. Ayudarles a resolver sus conflictos y problemas y no quedarse en el victimismo, sino generarles capacidad de gestionar y reaccionar ante la situación en cuestión buscando soluciones y elaborando un plan de acción.

Espero que os haya gustado el post y me comentéis vuestros punto de vista en vuestros comentarios

Muchas gracias y feliz semana 🌸😘

La importancia de la autoestima para ser feliz

Para empezar a hablar de autoestima lo primero que tenemos que tener en cuenta, es como nos consideramos a nosotros mismos: tímidos, alegres, optimistas, pesimistas, débiles, fuertes…

Y es eso en realidad, la imagen que tenemos de nosotros mismos con nuestras fortalezas y debilidades y también nuestra belleza exterior e interior que transmitimos a los demás.

Puede ser alta o baja depende de si nos gustamos o no.

La autoestima alta indica que la persona que la tiene se siente capaz, segura de sí misma y por tanto tendrá muchas más oportunidades, de trabajo, amor, amistad porque cuando se le presenten, no dejará que se pierdan sin actuar adecuadamente respecto a la situación.

Son personas seguras de sí mismas porque les gusta como son, se aceptan y confían en sí mismas.

La autoestima baja, sin embargo indica que la persona no se atreve a realizar muchas acciones, en el mundo laboral y de las relaciones humanas, por sentirse fracasad@ antes de intentarlo, con lo que pierde muchas oportunidades porque no las ve o las deja escapar.

Son personas inseguras y dependientes porque no les gusta como son.

Es muy importante tener una autoestima sana, es decir saber cuales son nuestros talentos, fortalezas y virtudes y tener identificados nuestros defectos y debilidades y aceptarlos.

La autoestima nos permite caminar por la vida de una forma saludable, tanto para nosotros mismos, porque nuestro diálogo interno funciona a nuestro favor, como para los demás, porque nos relacionamos de forma adecuada, educada, empática, agradable, teniendo de esta manera los mejores resultados posibles.

Una de las claves para tener una buena autoestima y así lo he nombrado en el caso de las personas con autoestima alta es la aceptación.

Que importante es saber aceptarnos como somos. Eso no significa que no podamos mejorar, porque hay que ser humildes y reconocer nuestros defectos pero también nuestros talentos,

Sócrates, sabio entre los sabios, no se reconocía como tal pero si tenía en cuenta la siguiente reflexión:Sólo sé, que no sé nada”, él era el único que reconocía su ignorancia, por el contrario aquellos que creían saberlo todo, eran más ignorantes que él, ya que ni siquiera sabían que no sabían.

Un enemigo de la buena autoestima, es el perfeccionismo, porque te hace perder mucho tiempo, que podrías dedicar a otra cosa y por tanto agotas el que tienes disponible y no cumples con todos los objetivos marcados, además de que nunca estas contento con el resultado, porque siempre se puede mejorar.

Esto genera baja autoestima y frustración.

La forma de gestionar la autoestima tiene mucho que ver con las experiencias vividas respecto a los éxitos que has tenido y cómo has gestionado los fracasos. También como te han educado y la manera que interpretas el entorno que te rodea, además de como te sientes aceptado por los demás.

Un tema clave aquí es cuando hablamos de los niños.

Es fundamental ayudar a los niños desde que nacen a que desarrollen una buena autoestima, reforzando positivamente sus fortalezas, dejando constancia de lo que hacen bien diciéndoles: -que bien lo has hecho, para que estén motivados para repetir la hazaña.

Los refuerzos positivos y constructivos son los que les van a enseñar que el esfuerzo merece la pena y les van a permitir que estén orgullosos de ellos mismos y por tanto que tengan una alta autoestima y sean más felices.

En conclusión: vamos a trabajar por tener una sana autoestima que nos permita ser felices, aprovechando con ilusión y motivación todas las oportunidades, de mejora, que se nos presenten aceptando lo que no podamos cambiar y esforzándonos, generando buenos hábitos y con voluntad para trabajar en lo que si se puede modificar.

Os deseo una feliz semana, que esté llena de retos positivos, ilusión y objetivos cumplidos.😘

El dolor físico

Os puedo describir el dolor físico, desde mi espantosa experiencia, ya que sufro migrañas muy intensas e incapacitantes y en este momento mientras escribo, estoy haciéndolo con dolor.

Es más fácil describirlo cuando verdaderamente lo sientes, como les pasaba a los poetas clásicos, que escribían grandes obras, describiendo sus amargas experiencias amorosasdejando fiel testimonio de verdad, en sus palabras.

Lo mejor cuando se sufre cualquier dolencia y es duro decirlo, es asumir la situación y no rebelarse contra ella, porque no vas a conseguir nada. Lo típico: –porque a mi..es una actitud tóxica, que lo único que genera, es que te encuentres peor. Pero repito, sin entrar en victimismos, que es muy duro.

Lo más horrible cuando sufres dolor, es encontrar a alguien que sin ninguna compasión, te juzga y le quita importancia a lo que sientes, porque no tiene la capacidad de ponerse en tu lugar.

Hay personas que tienden a hablar del umbral del dolor y yo me pregunto: ¿como pueden saber si lo tienen alto o bajo, si no conocen el de los demás?

El umbral del dolor se define según wikipedia: como la intensidad mínima de un estímulo que despierta la sensación de dolor.

Considero que habría mucho que hablar aquí sobre ello, porque puede haber opiniones tan diversas como personas hay en el mundo y yo por mi parte solo quiero aportar que nadie puede saber el dolor que siente otr@ persona, pero si está en la obligación de respetarlo.

Todo está relacionado con algo que estamos perdiendo: los valores, sobretodo el de la generosidad, solidaridad, compasión y respeto.

Con este post donde desnudo mi alma ante vosotr@s, quiero dejaros el poso de que hay que tener consideración con el dolor de los demás, interrumpiendo el silencio solamente para pronunciar palabras de aliento y comprensión que generan en el que sufre una bombona de oxígeno que tiene efecto sanador.

Cuando es un médico el que te comprende, es muy reconfortante pero que te anime cualquier persona y te sientas escuchad@

y notes que te entiende, aunque no pueda ni imaginar lo que sientes, siempre te hace sentir mejor.

Sin embargo hay personas que sin ningún tipo de sensibilidad te dicen:- ¿Otra vez estás con migraña? Y ¿a eso que respondes? Pues solo se me ocurre una cosa: -Si, por desgracia… Y es que hay un tipo de seres humanos que no hacen honor a su nombre porque están deshumanizados.

Hay palabras que sanan y otras que enferman.

Por experiencia sé, que la comprensión de los que te rodean , cuando te encuentras mal, es muy importante y cuando estás bien, lo mejor es no acordarte del dolor e intentar disfrutar de un nuevo día con optimismo, mirándolo a los ojos para descubrir y aprovechar todas las oportunidades que te presenta y agradeciendo que te encuentras bien.

Dijo Hipócrates:

“Tus fuerzas naturales, las que están dentro de ti, serán las que curarán tus enfermedades.“

Esto viene a decir, según mi interpretación personal, que todas las personas tenemos la capacidad de sanarnos, dentro de nuestra perfección, esto lo creo firmemente y lo que también sé, es que tenemos la capacidad de destruirnos y producirnos autosabotaje cuando no sabemos gestionar bien las emociones.

Realmente en el día a día es muy difícil esa labor porque hay muchos momentos de estrés, ansiedad, prisas y si vamos perdiendo la oportunidad de gestionar bien las emociones podemos acabar fatal al final del día o de la semana..

Esto es un reto para tod@s, ya que si tienes la suerte de no tener ninguna dolencia y te encuentras siempre bien, si gestionas bien las emociones, te encontrarás mucho mejor.

Y por otro lado, si te encuentras con alguien que sufre dolor por cualquier circunstancia, ofrécele generosamente tu amabilidad y comprensión y verás que contribuyes a aliviar su carga y a ti (por la oxitocina que generas con este comportamiento) te va a hacer sentir mucho mejor también.

Merece la pena, ¿no creéis?

Me encanta leer y contestar vuestr@s comentarios

Os deseo una feliz semana y espero que ya el lunes empecéis gestionando buenas emociones con matrícula de honor😘

El optimismo te permite conseguir tus sueños

Esta semana quiero hablaros sobre el optimismo. Muchas veces, se tacha a las personas optimistas de que viven en un mundo paralelo, en el que no hay problemas y esto no es así.

Que pueda haber alguien así, no lo dudo, porque estamos muchas personas en el mundo, pero realmente la persona que se enfrenta a la vida de forma optimista (optimismo inteligente) en las que me incluyo, ve las cosas como os decía en esta reflexión mía personal, el jueves a través de facebook. Ya estaba pensando en este post y para los que no lo habéis visto os lo repito aquí:

Ser optimista no es verlo todo de color de rosa o cerrar los ojos a los problemas, es saber afrontarlos de la mejor manera posible, para conseguir solucionarlos sin caer en el victimismo.

Lo normal, es que tengamos momentos puntuales, aun siendo optimistas, que veamos todo mal y la diferencia con un pesimista, es que el optimista, pasará segundos, minutos, horas, días de duelo, dependiendo de la envergadura del problema en cuestión y el pesimista irá aumentando a meses y años la situación porque irá alimentándola con pensamientos negativos, en vez de poner solución y esforzarse para cambiar esa realidad.

Según el dialogo interno que tengamos, que es lo que nos estamos diciendo, podemos ser nuestros peores enemigos y hay que pensar que hay cosas que nos decimos a nosotros mismos que no se lo diríamos ni a la peor persona que conozcamos.

Si pensamos en la naturaleza, un claro ejemplo de superación, cambio y reinvención es el del gusano de seda: pasa seis semanas comiendo morera tranquilamente y creciendo, coincidiendo cuando este árbol echa sus primeros brotes, ahí tenemos una vez mas una manifestación de la perfección de la naturaleza. Al final de esa vida comienzan a tejer el capullo durante tres o cuatro días, segregando hilo de seda y envolviéndose en él, hasta quedar transformado en crisálida. Dentro del capullo, se produce la metamorfosis que hace que se convierta en mariposa. Este proceso dura unas dos o tres semanas. En este estado se aparean, ponen de 200 a 300 huevos y mueren.

Si al gusano de seda le diera miedo el cambio, no se produciría este ciclo que provoca que se convierta en un ser superior que vuela y puede generar descendencia y esta especie ya llevaría miles de años extinguida.

Enfrentarse a los problemas con optimismo, ya de base genera un cambio de actitud, que es la primera piedra para poder superarlos.

Hay que pasar a la acción y generarte conversaciones internas y externas positivas, que van a ser lo que vaya marcando el camino y lo que te permita conseguir tus sueños.

Lo vemos muy claro en los deportistas de élite. Si alguien piensa que a una persona que corre una maratón le resulta fácil y ha nacido ya con ese don, esta muy equivocado. Puede tener factores genéticos que le ayuden, pero lo que mas le determina es su actitud ante la vida.

El esfuerzo diario de marcarse metas, entrenar, tenga mas o menos ganas, es lo que genera, que sea un corredor destacado entre el resto y si correr le apasiona, no tendrá ningún problema en madrugar e ir a entrenar todos los días o sacar el poco tiempo del que disponga para ello.

Como me gusta deciros todo a través de mi experiencia personal, para mi escribir me genera esa fuerza motivadora, que no siempre puedo hacer por mis responsabilidades, pero que me encanta cuando saco ese tiempo, que no tengo, para escribir y fluyen en mi, las palabras, porque estoy haciendo algo que me apasiona desde siempre.

Y el hecho de no cobrar por ello y de no saber si lo que escribes puede gustar a la gente, te afecta lógicamente, pero considero que con esfuerzo todo se puede conseguir. La intención es muy importante y la mía es ayudar a todas las personas posibles, porque la gestión de las emociones y la parte emocional de todo, marca el camino de nuestras vidas, mas de lo que nos imaginamos, para bien o para mal, según sea nuestro dialogo interno fruto de pensamientos positivos o negativos.

El optimismo es un valor en si mismo y como dice Miguel Angel Cornejo, El optimista es un ser invencible.

Esto es así, porque el optimista visualiza un mejor futuro y un mundo mejor. Es aquella persona que se mira a sí mismo y dice: -Yo puedo ser mejor.

Es la característica de los grandes lideres.

Eres invencible si crees en tu sueño, porque vas a hacer todo lo posible para conseguirlo y eso es una actitud ante la vida.

Es importante tener en cuenta tres puntos, para ser optimista:

  1. Tener actitud de cambio
  2. Pasar a la acción
  3. Contagiar tu actitud a los demás

En estos tres puntos hay uno en común, solo tu eliges tu actitud.

Hay personas que permiten que su actitud la elijan las personas que se van encontrando, ladrones de energía, pesimistas, que al final son capaces de desmotivar de tal forma, que te hagan tirar la toalla antes de empezar. Pues bien, esto no lo puedes permitir, tu eres el protagonista de la película de tu vida y no los demás.

Puedes oir consejos pero no renunciar a tus sueños porque otros no se atrevan a luchar por los suyos e inconscientemente no vean posible que tu lo hagas.

El arma vital del optimista es su sonrisa. ¿Os imagináis una persona positiva, alegre, que no sonría jamas?, es imposible ¿verdad?

Pues dicho de otro modo el tercer punto que os he comentado, contagiar el optimismo a los demás se puede hacer a través de la sonrisa.

Si sonríes a las personas con las que te vayas encontrando o relacionando, es raro, que no te devuelvan la sonrisa o por lo menos les generes un pequeño cambio en su actitud.

Para terminar este post con broche de oro, os invito a ver este vídeo aquí, en el que Emilio Duró, nos habla de optimismo, con un toque de humor que le caracteriza, sabiduría por sus estudios y experiencias vividas que merece la pena escuchar y ver.

Como dato importante Emilio Duró nos dice que el rendimiento de una persona en la vida viene relacionado directamente con el coeficiente de optimismo y que una persona optimista rinde entre el 65% y el 100% más que una persona normal.

Merece la pena ser optimista, ¿no?

Os deseo un feliz domingo y una semana estupenda, donde todo lo que hagáis espero que sea de forma optimista para que podáis conseguir vuestros objetivos y seáis felices.

No hay felicidad sin el otro

¡Hola a tod@s!!!

Lo primero, quiero daros las gracias por leer lo que escribo, seguirme y valorar el esfuerzo y el cariño con el que os preparo todos mis post, siempre con la intención de que os ayuden, os alegren, os hagan reflexionar y mejorar pequeños detalles que son clave para que consigamos cumplir muchos objetivos y mejorar nuestra salud.

Os lanzo el Domingo, que siempre se tiene mas tiempo y mas ganas de leer.. mi post semanal que espero que os anime para afrontar la semana con mas ilusión.

¡Vamos con el último reto!!!“No hay felicidad sin el otro”  de los 7 secretos para ser feliz y tener éxito en la vida de la mano del Dr. Puig, número uno en Salud Emocional en España, desde el programa del hormiguero.

La verdad es que el Dr. Puig, es fuente de inspiración y seguro que lo menciono en otras ocasiones, porque es como un libro abierto interminable que te relaja la mente cuando le escuchas o lo lees.

Pues bien, el Dr. Puig en este caso nos dice que no hay felicidad sin el otro como os indico en el título.

Cuando a ti te importan verdaderamente las otras personas, empiezas a cambiar biologicamente.

Cuando tienes un gesto de amabilidad, verdadero, con otro ser humano empiezan a elevarse los niveles de una hormona llamada oxitocina.

La oxitocina: lo primero que hace es bajar los niveles de ansiedad, cualquier tipo de tensión. También es uno de los mejores protectores del corazón, hace que trabaje de forma correcta, no en exceso, porque muchas veces la tensión del día a día, aunque no nos demos cuenta, hace que ese corazón esté trabajando mas de lo debido. Además baja los niveles de colesterol, cuando tu haces algo por otra persona porque quieres, sencillamente, ayudarla en algo, sin pensar en recompensas por ello.

Deberes para esta semana

  1. Por la mañana cuando te levantes, planteate que una de tus prioridades sea aliviar un poco la carga de una persona, a lo mejor regalarle una sonrisa, ver en que la puedes ayudar, tener un gesto autentico de amabilidad, reconocer algo valioso que esta haciendo.

Un dato curioso, cuando se han realizado estudios sobre la elevación de la oxitocina, no solo se ha visto que se eleva en la persona que vive ese gesto de afecto y en la persona que lo hace, si no también en la persona que observa.

Esto ocurre porque el que observa se ve inspirado por esa grandeza, que en el fondo no es otra cosa que hacer algo por otra persona, es decir, que para ti otras personas también puedan ser importantes.

Es mucho mas fácil salvar obstáculos con ayuda, que estando solo, no creéis?

Espero que os haya gustado el post, podéis ver el vídeo del hormiguero donde el Dr. Mario Alonso Puig explica magistralmente, todo lo que os he comentado aquí porque no tiene desperdicio.

¡Os deseo una feliz semana!!!